¿Por qué Ayotzinapa?

Héctor Domínguez Ruvalcaba

ww

Image Source: http://bit.ly/1CcjcvA

El caso de la desaparición de 43 estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa, Guerrero,  México, a manos de policías municipales de Iguala, no es sino una mínima muestra de la gran cadena de violaciones a los derechos humanos registradas en México, por lo menos desde la década de 1960. Cabe aquí la afirmación que, con o sin guerra fría, con o sin neoliberalismo, el estado mexicano es sistemáticamente un estado policial, esto es, un estado donde las decisiones de la policía en contra de los ciudadanos están ampliamente protegidas por el estado, por más ilegales, inconstitucionales y de lesa humanidad que resulten. Lo extraordinario de la tragedia de Iguala no es precisamente el abuso policial contra estudiantes, las desapariciones forzadas, la confusión intencional en torno a las investigaciones, la indolencia de las autoridades: estos hechos se han incorporado ya al inventario de abusos naturalizados en la historia reciente del país. Lo extraordinario ha sido la atención mediática, con la imagen del país de las matazones que circula en la prensa internacional, las redes sociales, los campus universitarios, la protesta de la calle, etc. Sin esta amplia visibilización, las autoridades mexicanas ni siquiera se hubieran molestado en llamar a ruedas de prensa, ni en lanzar declaraciones falaces frente a una opinión internacional que ya ha aprendido, como la opinión nacional, a escuchar con escepticismo sus posturas. No fue así con la noticia de más de 300 cadáveres encontrados en fosas clandestinas de Durango, en 2013; ni con la de las fosas de San Fernando, Tamaulipas, en 2011, con 183 cadáveres, que aunque también le dio la vuelta al mundo, no mereció una protesta social tan amplia como el caso de estos jóvenes. Tampoco los más de 100 000 muertos registrados en los últimos 8 años han parecido indignar tanto a gobiernos ni organizaciones como para emitir recomendaciones, declaraciones, y críticas tan contundentes como las del Parlamento Europeo y el gobierno norteamericano, que tras un mes del evento de Iguala externa su preocupación.

¿Qué exactamente explica este abuso contra los estudiantes?, ¿cuáles son los conflictos que han llevado a que se sumen estos jóvenes al alto número de los desaparecidos en el país? Las normales rurales de Guerrero tienen una vieja tradición de resistencia frente a las políticas educativas del estado. Un evento de protesta en diciembre de 2013, en demanda de mejores condiciones para los normalistas llevó a que dos estudiantes de la misma escuela normal de Ayotzinapa resultaran asesinados por policías. Pero más aún, estos hechos pueden remitirnos a los conflictos de los años setenta en que cientos de guerrilleros, comandados por Lucio Cabañas, un maestro de escuela primaria egresado de una de estas escuelas normales, fueran también desaparecidos. Fue en Aguas Blancas, Guerrero, donde en 1985 se registró una masacre contra campesinos que viajaban a participar de una protesta. Fue en parte por la defensa de campesinos ecologistas de Guerrero, que denunciaban a compañías desforestadoras ligadas a organizaciones criminales, que la activista de derechos humanos Digna Ochoa fue asesinada en 2001. Esta costumbre de criminalizar la protesta y aplastar con toda la fuerza del estado los descontentos sociales estaba sin duda vigente la noche del 26 de septiembre en Iguala.

Por otra parte, no podemos ignorar que es la región de Iguala la mayor productora de heroína en México, considerado el segundo productor mundial de esta droga. Esto ha creado un aparato de corrupción tal que el propio alcalde de Iguala es señalado como protector del cártel local Guerreros Unidos, quienes tienen a su disposición los cuerpos policiacos para ejecutar acciones criminales. Esta relación corrupta tampoco es excepcional, sino parte de una vieja tradición de complicidad entre autoridades y criminales que data desde los mismo inicios del narcotráfico en este país, en los años de la revoución mexicana. Es, en todo caso, la evidencia de que las autoridades y criminales no solamente se asocian para hacer negocios ilegales y realizar ejecuciones relacionadas con esos negocios, sino que ahora están coludidos para emprender una guerra contra la sociedad civil, o más precisamente: para continuar, con más armas y más desfachatez la guerra sucia iniciada hace casi medio siglo. Ya hay quienes hablan de narcodictadura.

Héctor Domínguez Ruvalcaba
Associate Professor
Dept. of  Spanish and Portuguese

DISCLAIMER: The views expressed on this blog are those of the authors and do not necessarily reflect the position and views of LLILAS BENSON Latin American Studies and Collections.
Share and Enjoy: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Facebook
  • Twitter
Posted in Central America & Mexico, Home, Social Inequalities, Sustainable Democracies Tagged with: , , , ,
One comment on “¿Por qué Ayotzinapa?
  1. Paloma Diaz-Lobos says:

    Gracias Hector por ayudar a dar mas visibilidad a esta desgracia nacional. Este video muestra a muchos de los 43 estudiantes desaparecidos: http://fus.in/13eVSSS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.